El viernes 16 de diciembre, puesto que el 18 cae este año en domingo, tuvo lugar la celebración solemne de la cotitular de nuestra Hermandad, María Santísima de la Esperanza.

Tras el Santo Rosario, presidida por don Oscar Olivares, tuvo lugar la Eucaristía, en la que intervino con sus cantos la Coral Polifónica Mater Assumpta. El sacerdote en su homilía, nos dijo que la ESPERA del Adviento, para los cristianos, no debe ser en modo alguna pasiva. La Virgen, tras conocer que iba a ser Madre de Dios, corrió a ayudar a su prima Isabel, quiso ser útil a los demás, compartir su alegría, vivir una vida activa de servicio. Y eso es lo que debería hacer cualquier cristiano en estos días. Lo de comprar y consumir no está mal; lo de caer deslumbrado ante tanta luz, tampoco. Pero nuestra actividad no se puede reducir a eso. Tenemos que llevar la luz a los que nos rodean, transmitir esa alegría, compartir lo poco o mucho que Dios nos ha regalado para que lo administremos.

Después del besamanos a la Santísima Virgen, la Coral Polifónica Mater Assumpta, desde la escalinata del presbiterio, nos ofreció un concierto navideño, que este año contó con la sorpresa de que intervinieron diez niñas, como miembros cantores de la Coral. ¡Cuántos recuerdos de aquella escolanía! ¡Ánimo y a lograrlo amigos!

En nuestra Hermandad no cesa la actividad. A la cena de hermandad del día 17, seguirán todos los demás días hasta fin de año, en que Jesús del Perdón y Nuestra Madre de Esperanza y Misericordía, sin olvidar al Señor Sacramentado, estarán esperando vuestras visitas, porque… nunca es mal día para pedir y dar gracias.

El día 27, martes, si Dios lo quiere, celebraremos la Misa en honor de San Juan Evangelista. Os esperamos a todos y volvemos a desearos FELIZ NAVIDAD.

Fotos cedidas por CARLOS CABA