Navidad, distinta pero muy esperada

FUNCIÓN VIRGEN DE LA ESPERANZA

En esta Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Perdón y María Santísima de la Esperanza, existe una gran devoción a la Madre de Dios, que, en cualquier celebración mariana, nos convoca de una manera especial a los hermanos y hermanas y, en general, a los manzanareños y manzanareñas, que hacemos senda hasta la Ermita y nos paramos, después de a los pies de Jesús, a los de nuestra Madre de Esperanza y Misericordia.

No, no es una adoración solo de la bella imagen de Ortega Bru, es la fe y la necesidad de oración junto a Ella, lo que lleva a tanta gente a postrarse frente al Sagrario y las imágenes de la Santísima Virgen que alberga la capilla de los Quesada.

Y es la fe y la tradición, la que nos lleva a tantas y tantos a participar en la celebración que, como cada año, con la impagable colaboración de nuestro Párroco actual, don Benito Huertas Sánchez, ha hecho posible que, con las medidas de prevención y seguridad establecidas, al anochecer del viernes, 18 de diciembre, tuviera lugar la función que celebramos en honor de nuestra cotitular, la Santísima Virgen de la Esperanza.

La Ermita de la Veracruz se quedó pequeña para albergar a los fieles que acudieron, a participar en tan entrañable acontecimiento y muchos de ellos y ellas, hubieron de dar la vuelta, por falta de aforo suficiente, debido a las restricciones actuales.

Al pie del altar, se encontraban la práctica totalidad de miembros de la Junta de Gobierno de la hermandad, frente a la imagen de la Virgen, que se hallaba, bellamente expuesta, a los pies del altar, bajo el sitial de las preces. Los cantos corrieron a cargo del coro Santa Beatriz de Silva, que tantos años animaron, con sus canciones, las celebraciones en la capilla del convento de nuestras Monjas de Clausura. Un verdadero privilegio el que disfrutamos todos los asistentes y que les agradecemos sinceramente.

El sacerdote, habló de esta advocación mariana que, aunque no figura en la liturgia, es muy celebrada, sobre todo, por las hermandades que la tienen como titular o cotitular, como es el caso de nuestra hermandad manzanareña.

“Ponemos nuestra esperanza en el Señor, que es el Salvador, el Mesías, el Señor. Todas las lecturas de estos días, nos sitúan en la proximidad de su nacimiento. Y un testigo fiel de la esperanza es la Santísima Virgen que, en medio de todo el “lío” que le viene encima, no se arredra y da su sí incondicional al ángel, con su resistencia total ante los problemas, para soportarlos y superarlos, con confianza, valentía y permanencia en cumplir la voluntad de Dios”.

“La esperanza del Adviento, ha de ser una esperanza activa. Esperar contra toda esperanza, confiar en Dios y no perderla en los momentos difíciles, en los que tendemos a pensar que el Señor nos ha olvidado. La Virgen, en espera activa, acercándose a la Luz que llega, en medio de la oscuridad, cumple la voluntad del Padre. La esperanza cristiana es la que colabora con los planes de Dios, acercándose al don que se nos regala, fiándonos de Dios, poniéndonos en sus manos. En estos tiempos de dolor, de miedo, de incertidumbre y de muerte, hemos de reforzar nuestra esperanza”.

Terminó con: VIRGEN DE LA ESPERANZA, QUE NOS PAREZCAMOS A TI EN LAS SITUACIONES POR LAS QUE ATRAVESAMOS. RUEGA POR NOSOTROS.

Les dejamos unas fotos de la celebración y de la imagen de la Virgen de la Esperanza, expuesta desde el lunes 14, al pie del altar, a la que no se ha ofrecido en besamanos este año por los motivos que a nadie se le ocultarán.

EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS

Y finalizada la función de la Virgen, una vez colocada ésta en su lugar preferente en la capilla del Santísimo, la ermita se vistió de un toque navideño, con la exposición, al pie del altar, del Niño Jesús, rodeado de una legión de ángeles y bellamente decorado, al que acuden a adorar, durante todo el tiempo de Navidad, los fieles que vienen a la Ermita a visitar a Jesús del Perdón o a tener unos momentos de encuentro y adoración con Jesús Eucaristía.

Allí, al pie del altar de las ofrendas, se hace presente el Dios hecho hombre, que nos recuerda que hace tiempo, cumpliendo las promesas y el anuncio de las profecías, un Niño nació en Belén, para que los hombres pudieran reconciliarse con el Dios creador, con el que vivían enemistados por el pecado de Adán y Eva.

Que el Señor que nos ha nacido, proteja y bendiga nuestro pueblo y nuestros hogares y nos conceda, cuando Él quiera, la Gloria eterna.

FELIZ NAVIDAD A TODOS LOS HERMANOS Y HERMANAS DE NUESTRO PADRE JESÚS DEL PERDÓN Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA, Y A TODOS LOS MANZANAREÑOS Y MANZANAREÑAS QUE TIENEN COMO PADRE Y PATRÓN A ESTE CRISTO ARRODILLADO QUE NOS BENDICE Y PERDONA.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies