Vía Crucis Cuaresmal

A lo largo de la Cuaresma, se intensifican los actos y celebraciones encaminados a preparar y tener todo a punto para ese día en que nuestras imágenes saldrán a la calle, en lo que es la continua recreación de los acontecimientos que ocurrieron allá en Jerusalén, hace algo menos de dos mil años.

Y, en cierto modo, a veces, nos olvidamos de lo fundamental en la vida de nuestras hermandades y cofradías católicas, de la Cruz y de que, ante la Cruz, el católico adora a Jesucristo libertador, que nos procura la verdadera independencia: la libertad sobre el mal y el pecado. La batalla ha sido ganada por Cristo y espera su manifestación definitiva.

Mientras tanto, los creyentes, debemos abrazarnos a la cruz, al Crucificado. San Juan Pablo II, en un vía crucis en el Coliseo romano, decía: “No vaciéis la cruz de Cristo.” La gran tentación del católico, de la Iglesia de todos los tiempos, es sumarse a la petición de los que estaban junto a Cristo en el Calvario: “Bájate de la cruz y creeremos.”

Ante la Cruz, ante el Crucificado, proclamamos, el martes 19 de marzo, esa hermosa frase: ¡Salve cruz, única esperanza! y abrazados a ella, recorrimos, en el interior del templo parroquial de la Asunción, las catorce estaciones de penitencia del Vía Crucis. No fue un acto más, no fue aquello de cumplir con lo programado; fue un unirnos en oración, todos juntos, unidos por vínculos ajenos a la carne y a la sangre o a nuestra pertenencia a la única Hermandad para nosotros, los fieles devotos de Jesús del Perdón y María Santísima de la Esperanza, para, de alguna forma, manifestar la fe en un Cristo que no quedó cosido a la Cruz, sino que resucitó y vive entre nosotros.

Ante la llamada de la hermandad a nuestros cofrades, la respuesta fue mucho más que satisfactoria y los miembros de la Junta de Gobierno, que asistimos al vía crucis dirigido y presidido por nuestro Consiliario y Párroco, don Luís Gallego Villena, salimos a la calle, tras participar en la santa misa, con la enorme satisfacción de reafirmarnos en que, gracias a Dios, no somos un grupo de personas que sacamos a la calle unas imágenes dos veces al año. Somos mucho más. Somos hermanos por la gracia y la misericordia de ese Cristo Arrodillado que nos preside. Gracias hermanos y hermanas. Seguimos caminando hacia la Pascua.   

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies