En Manzanares, todo comienza en Septiembre

A modo de resumen de lo vivido en las Fiestas Patronales 2022

Transcribiendo al Pregonero de las Fiestas Patronales 2022, Ignacio-Antonio Iniesta Ruiz-Peinado, presentado por el del año anterior, Pedro Villarroel González-Elipe, cuyo Pregón íntegro, en el que la FE fue el hilo conductor de su argumentación, pronunciado en el Gran Teatro, el sábado 3 de agosto, tienen ustedes en otro apartado de esta web, podemos comenzar diciendo que, en Manzanares, todo el año gira y llega a su fin, para que comience un nuevo año, el 14 de septiembre.

“Siempre me quedé con esa frase tan cierta. Para los manzanareños, el 14 de septiembre es nuestro fin de año particular o nuestro año nuevo, según se mire. Todo termina y comienza el día de Jesús. Todo se prepara y culmina para este gran día en Manzanares, donde todos y de todos los colores nos damos cita en el pórtico, ahora restaurado, de nuestra Parroquia de La Asunción de Nuestra Señora, con el mismo sentimiento de unidad, de amor, de fe y de celebración comunitaria.

Nuestro recordado párroco Sotomayor sabía que nada ni nadie podía defender y proteger más a su pueblo que la imagen de un Jesús arrodillado, indefenso, humilde en su grandeza, llevando la Cruz a cuestas.

Y así ha seguido en la historia de Manzanares, protegiendo y cuidando, Nuestro Padre Jesús del Perdón, a cada uno de sus hijos que acuden a EL, para pedirle un favor, para contarle como va su vida, para plantearle una queja, para darle gracias. Porque los manzanareños sabemos que en nuestra casa de la calle “Ancha”, se encuentra nuestro mejor compañero, amigo y padre, a quien contarle nuestras penas y alegrías, en quien, mirando a sus ojos clavados en cada uno de nosotros, podemos sincerarnos.”

Las fiestas, comenzaron el 26 de agosto, en la Ermita de la Vera Cruz, con la misa de acción de gracias y la imposición de medallas y entrega de diplomas y placas, a los hermanos que, este año, cumplen su 50 o 75 aniversario en la Hermandad. Un acto entrañable y de una especial emoción para los homenajeados, que presidió don Manuel Infante Téllez, ayudado por el flamante diacono, Francisco Romero Alises, con la Junta de Gobierno a los pies del presbiterio del templo y en la que tuvo un papel especial el Coro de Santa Beatriz, con sus cantos.

Y, aunque resulta difícil señalar un acto más destacado que otros en estas Fiestas Patronales 2022, el domingo, 4 de septiembre, tuvo lugar el TRASLADO DE LA IMAGEN DE NUESTRO PADRE JESÚS DEL PERDÓN, más multitudinario de la historia reciente, que pueda recordarse, en el que una gran cantidad de fieles acompañaron a su Patrón, detrás de su carroza, y se juntaron y confundieron, con esa otra multitud que se agolpaba en las aceras del corto recorrido por la calle Jesús del Perdón e inundaba, en gran medida, la Plaza de la Constitución. La música, esa noche, fue de la Banda de la AMC Julián Sánchez Maroto y la compañía especial de representantes de nuestro Consistorio y de los cuatro sacerdotes de nuestra Unidad de Acción Pastoral, junto con el citado diácono, Francisco Romero Alises, que marchó a Salamanca al día siguiente, tras unos días de vacaciones en Manzanares, para completar esos estudios y esos meses que le separan del presbiterado, acompañados de nuestros cuatro seminaristas, Martín, Diego, José-Ángel y Juan Jesús.

Al día siguiente, estábamos expectantes de comprobar la respuesta de ese pueblo de Manzanares, con su asistencia al Novenario en su honor, que este año ha predicado el sacerdote manzanareño, don Manuel Infante Téllez, con intervención en los dos días que él no pudo estar, por obligaciones en la parroquia de Llanos del Caudillo, de don José-Jerónimo López Rubio y don Benito Huertas Sánchez.

Don Manuel, llevó a cabo su predicación, cuyos audios colgaremos en breve en el apartado correspondiente de la web, basándose en la liturgia diaria y en el evangelio de las Bienaventuranzas, con un templo que registró llenos la práctica totalidad de los nueve días; desbordándose la asistencia de fieles, el día 14, con bastante gente en pie, porque estaban ocupados los bancos y las sillas que facilitó el Ayuntamiento.

A lo largo de esos días, fueron teniendo protagonismo, como solía ser habitual, la Pastoral Juvenil, Cáritas, Adoración Nocturna, Vida Consagrada, Pastoral de la Salud, Seminaristas, Catequistas, Hermandades y Cofradías y, el último, intervinieron representantes de nuestra Hermandad de Jesús del Perdón y María Santísima de la Esperanza. La música la pusieron los Coros de la Unidad de Acción Pastoral de Manzanares y el de Santa Beatriz y la Coral Polifónica Mater Assumpta y, el día 14, en la misa primera, el Coro de la UAP de Manzanares y, en la Función Solemne, fue el Coro de Cámara Mansil Nahar, quien intervino, con sus cantos interpretando una preciosa misa. Ese día, la primera misa, la concelebraron don Benito y don Óscar y, en la de las once de la mañana, asistidos por el diacono permanente, Jesús Iniesta y por Martín, Diego y José-Ángel, concelebraron los cuatro sacerdotes, don Secundino, don Benito, don José-Felipe y don Manuel, que realizó la última predicación y recibió de manos del Hermano Mayor, como agradecimiento, la medalla de hermano de Jesús.

Y no nos olvidamos, ni mucho menos, de NUESTROS SEMINARISTAS MANZANAREÑOS, Martín, Diego, José-Ángel y Juan-Jesús, que noche tras noche, estuvieron presentes para la lectura del ejercicio de la Novena y para ayudar a los sacerdotes, ya fuera como acólitos o a la hora de distribuir las miles y miles de comuniones que han tenido lugar, en esta decena, inolvidable para muchos, y de retorno a la normalidad responsable, para casi todos. En estos días en que nos hemos llenado de vida y de gracia.

Y como guinda, la procesión del atardecer del día 14, en la que, casi todos sus hijos e hijas, no consienten en ocupar las filas, hasta que el Señor de Manzanares no hace acto de aparición en el atrio del templo parroquial y después, ese caos que es la Plaza durante casi una hora, se organiza, como por arte de magia, y la procesión camina, con paso lento pero continuado, repartiendo Cristo su bendición, mediante la mirada que dirige a sus hijos e hijas, cientos, miles, que se agolpan en las aceras y que vuelven a colocarse más adelante, para volver a contemplar al más ilustre vecino de Manzanares y terminar de contarle lo que no les ha dado tiempo la primera vez. Un día con su noche, para llenarse de gracia con esa mirada de Jesús del Perdón y volver a casa, cansados, pero llenos de un algo especial que dura toda la vida.

En la procesión, cuya música corrió a cargo de las bandas Santa Verónica, de Membrilla y la de la AMC Julián Sánchez Maroto, de Manzanares, ocuparon un lugar especial representantes de las hermandades y cofradías manzanareñas, con sus estandartes, a los que acompañaban representantes de la cofradía valdepeñera de Nuestro Padre Jesús Caído y María Santísima de la Esperanza, los miembros del Consistorio en pleno, de los que Silvia e Isabel, estuvieron cada noche en el novenario. También y como alegre sorpresa, que todos agradecimos de veras: alrededor de dos decenas de mujeres con la mantilla española. Y la presidencia fue de nuestros cuatro sacerdotes, acompañados por esos jóvenes por los que cada día pedimos los manzanareños y manzanareñas, esos cuatro seminaristas que, son una gran alegría para todos.

Y al final, a la primera, la carroza con Jesús del Perdón, entró en su casa, donde nos aguarda para, con toda la normalidad del mundo, escucharnos, consolarnos y llenarnos con sus dones, que reparte cada día a manos llenas.

¡VIVA NUESTRO PADRE JESÚS DEL PERDÓN! ¡QUE VIVA SU SANTA MADRE! ¡VIVA EL PUEBLO DE MANZANARES!

Fotos de Carlos Caba y Manzanares 10tv

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies